Irse Hacia el Norte se termina… por ahora

Después de dos intensos meses el viaje se termina.

Hemos hecho tantos nuevos amigos. Hemos compartido talleres; cada una de ellas fue una experiencia única y espectacular. Hemos presentado la obra en siguientes puntos; siempre buscando nuevas formas. A veces con más éxito que otras veces, pero cada una de las presentaciones ha sido también una experiencia única.

Todo un recorrido

Foto de IRSE en Guadalajara

Espectacular fue la obra en Coatzacoalcos, donde nos presentamos en las meras vías del tren. La participación del público, en su mayoría migrantes, la participación de los carros y el mismo tren, el elenco invitado, hicieron que nunca nos olvidemos de esta noche. En Guadalajara  nos presentamos junto al grupo de

danza raíces para ofrecer una noche de teatro y migración a beneficio del comedor FM4 Paso Libre. En

Tucson, nos presentamos en una iglesia, utilizando al máximo los elementos de ritual. En la presentación en el Fringe, pudimos compartir toda la experiencia, con participación de los miembros del grupo New Orleans Hispanoamérica. Fue una serie de cuatro presentaciones donde por primera vez pudimos trabajar la obra a lo largo de los cuatro días. Fueron unas presentaciones llenas de emociones. El llevar (una esencia de) la realidad migratoria a un festival de teatro fue fantástico.

También tuvimos el gusto de presentarnos e impartir talleres – en un formato único cada vez – en Tapachula, la Ciudad de México y Saltillo. Y compartimos talleres también en Tecún Umán, Arriaga, Ixtepec , Ciudad Juárez y Riverside. Presentamos el proyecto ante interesados en Tultepec, Tucson, Riverside y Nueva Orleans.

Agradecemos a todos los que hicieron posible realizar toda esta labor.

 

Presentación del proyecto en la Universidad de Arizona

Cambios

Aunque la mayoría del viaje salió más o menos según plan (salvo un día más o un día menos en algún lugar… y salvo las veces que nos hemosperdido en el camino), al final estando en Tucson decidimos no hacer el viaje por Sonora y Baja California; implicaba cruzar de nuevo la frontera, e implicaba unos intensos días de viaje. Optamos por quedarnos en Tucson y reflexionar sobre los siguientes pasos y hacer los necesarios labores para las estancias en California y Nueva Orleans.

En Riverside, California, se canceló la obra programada por parte del lugar de presentación. Afortunadamente los jóvenes de Blood Orange Info Shop ofrecieron su espacio para que hiciéramos una presentación de la obra, en la cual metimos elementos teatrales y una procesión con velas antes del evento.

Experiencias

 

Las experiencias en este viaje han sido numerosas. Las más enriquecedoras han sido de contacto humano con todas las personas que hemos conocido a lo largo del trayecto.

Una experiencia muy fuerte ha sido el primero contacto con el tren en Arriaga. Fue la primera vez que vimos lo que tanto habíamos visto en documentales. Las rieles, el mismo tren, el claxon, han tomado un significado diferente para nosotros. Aún en Nueva Orleans nos perseguían los sonidos del tren, que el año anterior apenas habíamos notado.

Inmenso desierto… dividido en dos

El cruce de la frontera fue otra experiencia especial. Todas las preguntas que nos hicieron, y el cambio extremo de un país a otro. Cuando acompañamos a Sara y Elisa de la organización los Samaritanos también vimos el muro fronterizo de Sasabe. Las botellas de agua que dejan los migrantes del otro lado, el cruce aparentemente imposible. Y vimos donde se termina el muro, asombrados; la gente básicamente puede dar la vuelta y saltar un alambre! Platicamos con la patrulla fronteriza que mientras platicábamos sobre cosas cotidianas de paso nos preguntó de donde eramos y si traíamos pasaporte. Otro nos regaño por habernos “cruzado” a México para tomar una foto del muro; “tenemos fotos!”… Tenían pruebas que comprobaban nuestro paso ilegal.

Este mismo día caminamos por el desierto para dejar agua y comida. Lo que pensábamos que eran migrantes eran unas vacas. Si hay migrantes en el desierto será difícil ubicarlos, mucho menos sin la tecnología que si tiene la patrulla fronteriza. Y para ellos será difícil ubicar los puestos de agua… En la caminata de 45 minutos nos atacaron el sol y unos cactus que saltan. Es difícil imaginar como sería caminar ahí por días…

¿Y ahora?

Seguramente todavía nos queda mucho por digerir. Muchos nos preguntan si realmente este viaje nos ha cambiado la vida. Creemos que si, pero como… seguramente lo descubriremos en los siguientes meses.

Hemos recibido muchísimas invitaciones de seguir llevando a cabo el proyecto. Es posible que hagamos una segunda versión, tomando en cuenta las experiencias y sugerencias del camino. Pero… primero nos vamos a dedicar a digerir lo vivido, después a hacer el documental del proyecto… y ya el otro año, les mantendremos informados sobre lo que sigue.

En estos días también estaremos publicando unas nuevas fotos…

¡Gracias por seguirnos en este blog!

Irse en el festival Fringe de Nueva Orleans

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s